Chiquis Rivera habla sobre su madre.

Escrito   ▪  24/04/2014

article-image-20981
¡Menciona sus sueños!
Chiquis Rivera habla sobre su madre.


LOS ÁNGELES, California.- Tras dar a conocer que ser hija de Jenni Rivera tiene sus bemoles, Chiquis Rivera confiesa a Diario BASTA! cuál es el precio de la fama y su relación con Esteban Loaiza

¿Has entendido para qué sirve la fama?
–Sí, y yo digo pues si Dios me va a dar esto pues quiero ser un ejemplo. Sobre todo que sepan que tengo una historia y aunque he sufrido mucho en mi vida, desde muy chiquita he podido hacer algo positivo. Por eso siento que la fama sirve para ayudar a la gente y esto es lo que yo quiero hacer y dejar un legado como mi mami, ella se fue y ayudó a muchas mujeres. Yo sólo quiero continuar con lo que ella construyó, poder darle fuerza a los jóvenes, a las mujeres, a los hombres, que sigan adelante, que si quieren hacer algo que lo hagan.

¿Cómo se lidia con la fama?
–Lo he vivido desde los 14 años, desde el día que salí en el video de mi tío Lupe y luego gracias a Dios subió mi mamá, entonces me he acostumbrado. No puedo decir que me encantaba, íbamos a un lugar con mi mamá, pero nunca me molestaba, porque es la gente por la que gracias a Dios comemos, tenemos una casa y agradezco el amor que nos tienen. Pero ahorita me siento muy normal, voy al súper despeinada, cuachalota, sin maquillaje, soy Chiquis.

¿A qué le tienes miedo?
–A la soledad, aunque más bien a que se queden solos mis niños (sus hermanos). A veces veo que ya están creciendo y digo ¿qué voy a hacer cuando ellos ya crezcan y ya no me necesiten? Eso es lo que me da miedo, sobre todo porque cuando estaba mi mamá, yo pensaba que al crecer ellos, yo me quedaría con ella y me haría viejita a su lado. Eso es lo único que me dar miedo, pero poco a poco yo creo que la iré superando.

BORRANDO EL PASADO
¿Cuántos tatuajes tienes?
–Tengo seis y me estoy quitando dos, porque es algo que hice cuando tenía 18 años y fue un error. Mi hermana Jenicka, (de 16 años) ya quiere tatuajes, ¿y cómo le digo que no? Me quedaré con cuatro. En enero del año pasado, yo me quería poner la firma de mi mamá, pero mejor lo voy a tatuar en mi corazón, está mejor ahí, ya no quiero tatuajes.

¿Cómo fue el primero?
–Mi mamá estaba en proceso de divorciarse de Juan y él era muy estricto conmigo. No le gustaban los tatuajes, ni los hoyos en la cara. En cuanto él se fue de la casa, mi mamá andaba muy alegre y yo me aproveché un poquito, le dije: ´Mamá quiero un tatuaje, un arete en la nariz o en el ombligo, ya no está Juan´ y contestó: ´Está bien, a lo mejor yo me hago uno también´ y fuimos las dos, ella se puso el del ombligo, yo sólo me tatué. Uno lo tengo en la espalda, pero al pasar los años no me gustó y me lo empecé a quitar, además lo escogí de un libro, no tiene razón de ser.

Ahora me estoy quitando otro, una llave que tengo en la muñeca, me lo hice en uno de los reality shows y no me gusto. Y en la otra muñeca me hice una mariposa que significa el primer negocio de cosméticos que hice con mi mamá, ese no me lo quitaré nunca.

EMPRESARIA
¿Cómo te ves en 15 años?
–Como una mujer casada y empresaria. No sé si vaya a tener hijos, pero quiero tener muchos negocios viajar a muchos lados y ayudar a niños que no tengan a sus padres. Tal vez mi propia línea de cosméticos, y seguir en la filantropía. También me gustaría tener mi propio talkshow en donde pueda platicar y ayudar a la gente, como lo hacía mamá.

NO SUEÑA CON BODA, NI HIJOS
¿Ahora tienes ganas de casarte?
–No, no me quiero esperar.

Quiero vivir mi vida. Nunca fui la mujer que sueña con la boda o el vestido. Me la he pasado cuidando a mis hermanos que se me quitó ese deseo de tener mis propios hijos o de casarme, porque siempre fui ama de casa.

Mi mamá trabajaba siempre y mientras yo era la esposa, ella fue el esposo.

Nacer en EU y saber cocinar te hace una mujer diferente, no cualquiera lo hace acá…
–Sí, pero es algo que mi mamá me inculcó desde muy pequeña, porque tenía que cocinarle a los niños y limpiar. Soy muy buena para eso. Cocino de todo, me encanta hacer caldos de albóndigas, pollo, camarón. A los niños siempre les cocino una vez a la semana, les hacía huevito con papas y otros platillos.

¿Qué tal te cae la prensa? –Pues cuando los veo, siempre se portan muy bien, los entiendo es su trabajo y no me puedo enojar con ninguno. Yo sé que tienen que comer, es su trabajo, es a lo que se dedican y como pueden sacar notas malas, también sacan buenas y nos ayudan mucho.

Me caen bien.

LA FAMILIA RIVERA
¿Cómo es tu situación familiar?
–Estoy muy bien con mi familia, me apoyan, me dejan ser, si quiero hacer algo me respetan.

Hay mucho respeto, pero también hay problemas como en todas las familias. Con mi tío Lupe que es el más alejado, nos hablamos, no es así como que estemos muy cercanos. Con respecto al tema de mi mami, estamos tomando nuestro tiempo, esto de sufrir una pérdida es difícil, estamos queriendo sanar una herida.

Yo no sólo perdí a mi madre, ellos una hermana y mis abuelos una hija. Cada quien tiene su golpe, pero estamos bien.

LA IMAGEN DE JENNI
Les critican mucho que lucran con la imagen de Jenni…
–Y creo que hacemos lo correcto.

Siento que Rosi está haciendo un trabajo que le dejó mi mamá y no tiene de otra. A ella le tocó sacar las cosas de mi madre, seguir sus planes, sus proyectos y hacer sus sueños una realidad. Pero por ejemplo, mi tío Lupe siempre ha cantado y mi tío Juan, mi abuelita también no viven de mi madre.

Sobre su herencia, yo creo que sus hijos tenemos ese derecho de seguir adelante con lo que nos dejó mi mamá, no entiendo por qué dicen que estamos lucrando, pero igual la gente se atreve a decir o a opinar.

Ahora hasta los pantalones de mezclilla venden…
–Mi mamá y yo teníamos años con ese plan, de hecho ya habían muestras, pero era tan difícil empezar una línea de pantalones de mezclilla porque necesitamos un pantalón que nos quede bien a las mujeres caderonas y pomponas. Se tomó mucho tiempo, pero pues gracias a Dios ya están y ya van a salir otra vez.

Hubo otra controversia con el libro, que la autora exigía los derechos…
–Sí, eso fue con Laura, no sé de dónde lo sacó, Laura empezó el proceso del libro con mi mamá pero a mi mamá no le gustaba cómo contaba la historia, ella decidió alejarse y sobre un contrato no sé, capítulos del libro que me consta que mi mamá escribía en el teléfono, en la computadora, en una libreta, eso sí hay y son palabras de mi madre.

Leí algo, que los niños no ven nada de redes…
–No pues, apenitas hace casi un mes le quité toda forma de redes a Jhonny, porque hizo una cosa que no me pareció bien, pero de ahí siempre han estado ellos en las redes.

Jhonny no me gustó porque él empezó a muy temprana edad, mi mamá lo dejaba expresarse y decir lo que él quería decir, a mí no se me hacía bien pero siempre respete eso, porque mi mamá siempre nos ha dejado ser. Jhonny siempre quiso a Esteban y acaban de verse hace dos meses, él le habla, le manda mensajes, porque se llevan muy bien con el hijo de Esteban, lo recoge y se van a comer. Lo que definitivamente no ven mucho es la televisión, no leen las revistas. Michael ese si quiere vivir su vida y sólo se acuerda de su mamá, la que vivía en Long Beach, no la artista.

ESTEBAN LOAIZA

¿Tienes algún contacto con Esteban? ¿Se hablan?
–La última vez que hablé con Esteban, fue en enero del año pasado y fue porque él estaba muy sentido porque no se le invitó a la cremación de mi mamá, que fue el 19 de diciembre. Él estaba muy sentido y más porque enterramos a mi mamá el día de su cumpleaños, pero no estaba pensado en Esteban.

Esa fue la última vez que hablamos.

No fue algo planeado, después cambié mi número y ya no supe más. Quienes sí lo frecuentan son los niños, todos hablan con él y si yo lo veo lo saludo, lo respeto mucho y lo aprecio. Uno no sabe la cruz que él carga, él perdió a su esposa y no nada más a eso, también a nosotros porque nos quiso mucho. No hay una persona que pueda decir que Esteban se portó mal con mi mamá, al contrario fue todo un caballero, pero no sé qué pasó ahí, no sé cuál fue el problema que tuvo con mi mamá, porque yo ya no vivía en casa y si no hablo con él no es porque yo no quiera.
POR: diariobasta.com
La Ranchera Houston | Aqui Estas: